FALLIDA ALIANZA ENTRE GOBIERNO Y UNI PARA FABRICAR 47 PLANTAS GENERADORAS DE OXÍGENO MEDICINAL

“Fue una mala decisión. Fue una apuesta por la industria nacional que no salió correctamente”. Esta fue la lapidaria declaración con la que el presidente de la República, Francisco Sagasti, puso punto final a la alianza entre el Ministerio de Salud y la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) para fabricar 47 plantas generadoras de oxígeno medicinal.

Es más, el ministro de Salud, Óscar Ugarte, explicó que la UNI incumplió el contrato al demorar la entrega de las primeras 18 plantas, de las cuales solo había presentado cinco hasta el 4 de marzo. “Esto nos va a llevar a la resolución del contrato, porque es imposible seguir esperando”, dijo.

Según un artículo del diario El Comercio, el problema mayor es uno de fondo: las restricciones que tienen las universidades públicas para realizar compras y ejecutar proyectos. Sin embargo, el encargo de las 47 plantas fue demasiado jugoso para ser dejado de lado, pues la UNI no quiso perder la chance de ganar US$ 25.68 millones, a pesar de su inexperiencia en el proceso de ensamblaje e instalación.

“La UNI no es una fábrica. No puede ser una fábrica, porque no tiene facilidades logísticas, herramientas, experiencia ni infraestructura”, admitió Manuel Luque, investigador de la casa de estudios.

Cuéntanos, ¿qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: